Tuesday, September 1, 2020

Último beso de Stalin.

 




  Koba, el padrecito de la patria, yace en el piso de su cuarto sobre sus propios orines desde hace varias horas, sus ojos de espanto permanecen bien abiertos y fijos en el techo... horrorizado siente los minutos sumar horas, días, años, una eternidad. Inmovilizado contempla con horror el holograma de lo que fue su clandestina vida de revolucionario bolchevique y su vida de dictador en el Kremlin, habitando, recorriendo pasillos, siguiendo las mismas pisadas del zar Ivan el terrible, a quien admiraba. En el holograma fugaz de su pasado desvanecido, ve el féretro donde yace su segunda esposa, la cual se ha suicidado... ve a su hijo, prisionero en un campamento de reconcentración nazi , su hijo al cual no quiso canjear con Hitler por uno de los generales nazis prisionero... ve a su hija, la niña de sus ojos, huyendo de la gran Rusia comunista, hacia el país enemigo, el imperio gringo, donde morirá vieja y pobre. Sobre su impávido rostro, casi rozando su nariz, acercándosele como para darle el beso en la boca del saludo ruso, contempla un rostro cual daguerrotipo virtual que cambia veloz de fisonomía transformándose en miles de rostros: Lenin, Trotsky, Bukharim, Isak Babel, Osip Mandelstam, Babilov, el rostro de su hijo, el de su hija, el de su esposa, etc, etc, ... Afuera del dormitorio los guardias de turno piensan que El padrecito, el georgiano, Koba, como de costumbre ya debería estar despierto, listo para su rutina diaria: revisar y hacer lista y órdenes de ejecución de rusos enemigos del pueblo, acusados de enemigos de la revolución; pero los guardias no se deciden a entrar... deciden esperar. Los años, los meses, las semanas, los días, las horas, los minutos, los segundos transcurren y Koba perplejo ha contemplado a la velocidad de la luz, miles de rostros en uno solo, el cual se le acerca para darle un beso en la boca. De pronto la puerta del cuarto se abre estrepitosamente, uno de los miembros del comité es el primero en ver la inimaginable escena: el padrecito de la patria, gran líder de la revolución comunista yace en el suelo empapado en sus orines. Cuando el miembro del comité se acerca al rostro de Koba, este ya no sentía ningún beso, ya no veía ningún rostro, no veía ningún techo.


Otto Aguilar
Berkeley 2/5/2020

Foto: "Stalin", Óleo sobre lienzo realizado en el año 2005 por el artista italiano Luca del Baldo

Friday, May 15, 2020

Desde mi Ventana con Donoso, Gabriel y Mauricio.


  Junto a la ventana desde la que diviso a lo lejos esa montaña de Berkeley que me lleva al recuerdo de la montaña brumosa de Jalapa en Nicaragua, leo El obsceno pájaro de la noche, del escritor Josè Donoso. En una entrevista, el autor admite que el proceso de escribir esta novela fue tormentoso, ya que le acrecentaba el dolor de la úlcera que padecía, lo cual le lleva a abandonar su escritura por cierto tiempo. En la contraportada del libro se lee: “El obsceno pájaro de la noche es una hazaña de la imaginación creadora devorándose a si misma: los extremos de la experiencia doliente, la sordidez física y moral, la fealdad, la miseria y la decrepitud…” A la vez que leo a Donoso, he estado revisando mis gavetas, mis baúles, votando o dejando aquello que dejó cicatrices, marcas que modelaron lo que hoy soy. Es algo similar como a preparar una maleta de lo que hay que llevarse cuando emigrás de tu país de origen; es el proceso de alivianar el peso, tanto para mi como para los que tengan que encargarse de ellos, de mis notas, de mis viejos dibujos guradados sin en marcar, etc, etc, en caso me convierta en una cifra más de la mortal pandemia. Entre esos viejos papeles, diplomas, reconocimientos, tarjetas de amigos o familiars ya fallecidos, cartas de seres queridos y de amantes que prometían el cielo y la tierra terminando tal idilio en un infierno, papeles y fotos que han sobrevivido a desencantos, a la muerte, y a migraciones, hay unos que me provocan sorpresas al releer despuès de muchos años sobre hechos y detalles desvanecidos en mi borrosa memoria. Se trata de cuatros pequeñas páginas del borrador de un viejo informe que milagrosamente he conservado desde esos terribles años 80's de guerra civil en Nicaragua. Se trata de un reporte al jefe del batallón en que estaba, sobre los combates acaecidos en el mes de mayo de 1983 en las montañas de Jalapa. El reporte escribi: "... la fuerza del enemigo era superior y no teníamos parque pues solo había llegado a la Cuarta compañía que estaba atrás de las escuadras que estábamos en el borde delantero frente al enemigo... Gabriel y Mauricio Mayorga perecen,... Esto fue en las horas de la mañana, como entre 8 a 10 am., cuando el enemigo hace replegar la escuadra de Estrella quedando Gabriel herido sin poder rescatarsele."

Heme entonces releyendo y preguntándome sobre más detalles de lo sucedido; el escrito que me lleva a los laberintos mohosos del recuerdo con olor a tierra mojada y a los pinos de Jalapa con efluvios de muerte. En esos laberintos siempre hay ecos de gritos, voces que a veces en medio de la noche susurran y me despiertan, escucho a Gabriel gritar, quejarse, ha quedado herido quizás a la par del cadáver de Mauricio, ambos pertenecían a la primera escuadra que estaban delante de mi escuadra cuando esa mañana nos cayeronlos "azules" desalojándonos de nuevo de ese filo de la loma en Makarali. Casi cuatro dècadas han transcurrido despuès de ese enfrentamiento, Gabriel posiblemente muere producto de las balas de la contra o nuestras cuando tratábamos de mantener nuestra posición y a la vez intentábamos rescatarle del fuego cruzado. Es inevitable sentirse culpable por no haber podido rescatarle, es inevitable sentir aun pasado tanto tiempo dolor por una muerte que pudo evitarse, no sólo la de ellos sino de miles de jóvenes de un lado y del otro que creyeron en sus líderes de ambos lados, los cuales sobrevivieron y se acomodaron al poder donde muchos de ellos se enriquecieron. Inevitable sentir rabia e impotencia porque estas escenas se repiten periódicamente en Nicaragua donde los cabecillas de turno se entronan en el poder sobre esas montaña de cadáveres, cadáveres que tienen nombres, rostros, familiares y amigos que les recuerdan como hoy les estoy recordando, a pesar de que sus rostros ya se han desvanecido en mi decrepita memoria.

Si “los extremos de la experiencia doliente” sobre lo que escribía en El obsceno pajaro de la noche, a Donoso le provocaban terribles dolores de ulcera, a mi tales recuerdos tristes como este de mi viejo parte militar, aun humedecen mis ojos, mientras a lo lejos contemplo esas grises montañas que me llevan al recuerdo de las brumososas montañas de Jalapa, donde la muerte tatuó mi piel y saturó mi escepticismo de cualquier ideal.

Otto Aguilar – Berkeley 15/5/2020

Foto Desde mi Ventana con Donoso, Gabriel y Mauricio.

Wednesday, April 1, 2020

Polvo de estrellas.




  “Todos estamos hechos de polvo. ¡Pero es polvo de estrellas!..."

                                                                       William E. Barton.


  En estos días de confinamiento me refugio entre páginas de libros, como tratando de esconderme del mortal virus, tratando de poner pausa a la avalancha de información que circula sobre el aterrador avance de la pandemia. Me refugio en el libro cuya lectura había abandonado, titulado "Suite francesa" de Irene Nèmirovsky, escritora nacida en Ucrania, que huyendo de la revolución bolchevique de1917, se asiló en Finlandia y luego en Francia. Suite francesa fue publicado postumamente, despuès de que la autora muere en el campamento de concentracion nazi, Auschwitz. Su libro es la narración de lo que su autora va viviendo desde que la guerra inició, convirtièndose ella en una de las millones de víctimas mortales del holocausto. El manuscrito sobrevivió escondido igual que sus dos hijas. En el èxodo de familias ricas junto a gente de pueblo, narra las peripecias, las dificultades que por primera vez muchos ricos empiezan a sufrir colocándolos al nivel de la vida difícil que el pueblo ha experiementado como rutina. Esos dramáticos pasajes donde miles de personas huyen de los nazis de un pueblo a otro, viviendo todo tipo de calamidad, hambre, robo, humillaciones, o muerte al ser sorprendidos en medio de la carretera por aviones bombarderos nazis, me trae a la memoria cuando el avión de la guardia somocista al amanecer bombardeó a miles de personas que habían salido en èxodo de Managua a Masaya por la noche, huyendo de la represión somocista en medio de la guerra final contra la dictadura. Tambièn ese èxodo que narra la autora, me hace pensar en el caso del crucero que llevando turistas, la peste les sorprendió mientras disfrutaban del lujo de vacacionar en el crucero el cual se convirtió en una jaula de oro flotante. Debido a que el crucero lleva varios infectados y cuatro muertos, ningún país les permite desembarquen. Lo último que leía es que ya habían pasado por el canal de Panamá y se dirijían a For Lauderale en Folrida, donde les habían ofrecido recibirlos.

  Por què leer Suite francesa ahora?- me preguntaría alguien, no tenès demasiado drama, tragedias con las noticias en las redes?, yo le respondería que además de ese libro me acompaña otros menos trágico como Hombre versus naturaleza, de Sir Charles Sherrington.
El mundo occidental, sobre todo los habitantes del primer mundo, ha visto sólo de lejos lo que otros han vivido como parte inherente de su historia como el sufrido Congo, explotado en sus recursos y esclavizada y disminuida su población por el colonialismo Belga e Inglès, para luego sufrir por la barbarie de las matanzas y guerras entre etnias. Si bien estas noticias de esas víctimas y otras como las de las guerras en Afganistán, Siria, Irak, Palestina, los genocidios de Ruanda provocan compasión, horror, tristeza e impotencia por las víctimas, tales sentimientos se experimentan muy lejos y a resguardo de correr la misma suerte. Pero en la actual situación provocada por la pandemia mortal que ya acumula más de 42,000 fallecidos en el planeta, ese paradójico sentimiento de compasión e invulnerabilidad que se experimentaba ante víctimas de tragedias lejanas, está anulado porque el mundo en general desde las grandes potencias como China, Estados, o paises como España, Italia, pasando por la remota isla de Pascua, hasta el último rrincón del planeta es ahora vulnerable, porque están en guerra contra un enemigo invisible; una guerra donde todos estamos expuestos a correr la misma suerte tanto el millonario de New York que acaba de irse a confinar a exclusivas areas, como los habitantes de la ciudad de Guayaquil, Ecuador, donde los cadáveres están siendo abandonados en las aceras y calles.

  Mientras amanezco con un libro en la mano, y el esmeralda del follaje de árboles penetra a travès de mi ventana, no puedo evitar pensar en que en ese momento están muriendo muchos, y tambièn que entre esos muchos hay enfermeros y doctores que se contagiaron al estar atendiendo en los hospitales a los contagiados. Huyendo del mortal virus entre las páginas de un libro, es inevitable sentirme impotente aunque extrañamente sin mucho miedo a pesar de la probabilidad de llegar a convertime en una cifra más entre las víctimas mortales de la pandemia. Ante este sentimiento me pregunto por què no experimento tanto miedo, si para mi la muerte es algo inaceptable? quizás porque aun por estos lados no experimentamos el horror que viven los habitantes confinados en Italia, al ver desde sus balcones el desfile de camiones trasladando ataúdes de víctimas fallecidos dirigièndose al crematorio. Por estos lados en Berkeley, a pesar de que no vivimos aun estas tragedias muy posible de sucedernos, esto es un pueblo fantasma donde las pocas personas que me topo al salir a la calle se apartan siguiendo las medidas de distanciamiento (aunque ahora camino o corro en medio de la calle).

  Una querida amiga me envía constante información sobre medidas para prevenir la infección, y consejos de como debo prepararme para sobrevivir a la crisis económica. Pero es de optimistas pensar ante tantos fallecidos que aumentan minuto a minuto, poder salir de esta con vida, y yo no soy ni optimista ni pesimista, simplemente realista que contempla como la muerte de nuevo me rodea, me cerca como lo fue en mis tiempos de guerras o terremotos de mi país de origen Nicaragua.

  Mientras espero salga el sol para escaparme, en estos días grises, me escondo ahora en el libro Cosmos - mundos posibles, de Ann Druyan, donde leo la frase de Carl Sagan, esposo de la autora :
"El cosmos está dentro de nosotros: estamos hechos de materia estelar, y somos el medio para que el cosmos se conozca a sí mismo”

  Antes de Sagan, en 1921 el columnista de "The Evening News de Michigan", William E. Barton, escribió: “Todos estamos hechos de polvo. ¡Pero es polvo de estrellas!..."

 Otto Aguilar - Berkeley - 4/1/2020 - 5:37 am
  Foto en el parque aquático de Berkeley

Monday, March 23, 2020

Silueta con muchos rostros.




  "Viven en nosotros innumerables otros."

                                 Fernando Pessoa

  Una de las siluetas que parece vivir en un barrio de Berkeley, y muestra varios rostros en su rostro, desde la ventana de su apartamento contempla hacia afuera la calle solitaria donde impera el silencio. Hastiada del encerramiento impuesto por la cuarentena, la silueta decide escapar de su claustrofóbico apartamento. Asoma en el espejo su rostro surcado por el tiempo, y el espejo le enrostra muchos rostros como reflejo de la fatal incertidumbre.  En la calle camina contemplando con deleite los mismos árboles, los mismos jardines que suele ver en su acostumbrado recorrido por las mañanas; contempla el jardín bien cuidado donde florecen calas, y donde en primavera las magnolias empiezan a pintar de pequeños trazos color magenta un pedazo del platinado cielo. De pronto al doblar la esquina se le aparece otra silueta que tambièn ha huido de su confinamiento, al verle, esa sorpresiva silueta se distancia de ella para evitar contagio, siguiendo las estrictas medidas de prevención que el gobierno ha ordenado a todos los residentes. Recuerda entonces cuando  escasas semanas atrás, en esas misma acera se topaba quizás con esa misma silueta que acaba de apartársele como alejándose de un apestado, sólo que en aquel entonces la silueta que ahora le evitaba iba conducida por un telèfono que a pesar de ser un celular inteligente, no le avisaba cuando se iba a estrellar con otra silueta en las aceras. Aunque tal actitud de cruzarse a otra acera evitándole le parecía ridícula, irónica e incómoda, la veía lógica cuando pensaba en las más de 16,000 personas muertas hasta ese día en el planeta, a causa de la pandemia. Estaba preparada para lo peor? se preguntaba a si misma la silueta, acaso ser sobreviviente de terremotos, guerras, pobreza, migraciones, expulsiones, no le habían enseñado y preparado suficiente para enfrentar momentos difíciles, para enfrentar lo peor?

  Mientras siguió levitando en calles y aceras, la silueta pensaba en el trabajo que acababa de perder por la crisis, pensaba en cómo pagaría ahora el alquiler del apartamento y los recibos; aunque no sentía desesperación, sabía que era necesario rediseñar su vida, mientras el virus no lo convirtiera en una cifra más de las víctimas mortales. En lo que parecía ser su cabeza se acumulaban muchos pensamientos con posibles esperanzas a la incertidumbre; mientras pasaba por un parque donde gaviotas ajenas a sus divagaciones y a pandemias, revoloteaban entre altivos y viejos árboles, miró la silueta del mismo pordiosero que por años ha visto en las mañanas al pasar en ese parque. La silueta del pordiosero a pesar del frío, se lavaba el rostro en un vertedero de agua; al observar esa repetitiva escena se preguntó – cómo ha hecho este pordiosero para sobrevivir así todo estos años?. Mientras esto pensaba recordó las recientes noticias sobre las diferentes reacciones a la actual pandemia: la noticia sobre la madre, quien con su trabajo de costura educó y alimentó a sus siete hijos, la cual hoy convertida en una anciana de 84 años, cose máscaras para donar ante la escasez de èstas en los hospitales, a la vez recordó la noticia sobre los senadores que apresurados vendieron en millones sus accciones, ante la eminente recesión económica, y tambièn recordó la nota sobre el hombre que abrumado por la crisis, se lanzó desde lo alto de un edificio de su apartamento lujoso en New York.

  La silueta con muchos rostros, pensando en lo que debe hacer sin caer en la desesperación ante la crisis, sigue levitando por calles solitarias, en su recorrido a veces otra silueta que surge entre la neblina, le sonrie sin esquivarle; y así continúa andando hasta perderse en la neblina del campus solitario de la Universidad de Berkeley, donde el reloj del campanil cual si fuese una caja musical de juguete autómata renacentista, acaba de tocar su música de órgano antes de las campanadas que anuncian las ocho de la mañana.

Otto Aguilar -  (A una semana de cuarentena)
Berkeley – 3/23/2020
Foto del monumento en el campus - universidad Berkeley, tomada el 3/23/2020

Desde mi ventana, primer día de cuarentena.


  Ha iniciado la cuarentena y sus restricciones en California. Escuelas, bibliotecas, salas de cine, bares y otros locales se han cerrado, dejando abiertos sólo locales como hospitales, supermercados, y oficinas priorizadas del gobierno.  Se ven largas filas de personas frente a las tiendas para comprar y estantes vacíos por el acaparamiento. Hoy martes 17/3/2020 inició las medidas ordenadas para San Francisco y el area de la bahía para disminuir la propagación del virus mortal del coronavirus; las medidas son permanecer encerrado durantes tres semanas en las casas, salir sólo para lo más necesario, aislarse, evitar contacto, lavar constantemente las manos, entre otras medidas; y esto es sólo el comienzo de las medidas con un sistema de salud no preparado para tal pandemia, medidas que debieron haberse iniciado muchos antes según algunos.

  Dicen que en las pandemias, (así como en desastres naturales, guerras, etc) sale a flote lo peor y lo mejor del ser humano, pues por aquí lo primero que he visto aún no es lo mejor, sino el acaparamiento y pleitos en centros comerciales similares a los que se ven en las compras del Black friday. Será que esta pandemia nos transforme y saque más lo bueno que lo malo que hay en nosotros?, será que esta tragedia planetaria nos sensibilice más en una sociedad consumista hasta los tuètanos?, o nos encierre más en el "sálvese el que pueda"?, En las noticias se pueden ver casos de personas fallecidas como el del enfermero que muere en Bergamo, Italia, despuès de contraer el virus por estar en contacto con infectados a los cuales brindó incansable su solidaridad. Cuando veo el proceder compulsivo de comprar y acaparar en los supermercados, recuerdo a Henry Miller cuando escribe en su libro "Big sur y las naranjas de Hieronymus Bosch", refirièndose a los "jóvenes renegados" de su tiempo:
"Que el modo de vida norteamericano es una existencia ilusoria, que el precio exigido para la seguridad y la abundancia que finge ofrecer, es demasiado grande. La presencia de estos "renegados" aunque sean pequeños en número, es tambièn otra señal de que la máquina está dejando de funcionar. Cuando llegue el derrumbamiento como ahora parece inevitable, es probable que ellos sobrevivan a la catástrofe mejor que el resto de nosotros. Por lo menos ellos sabrán como desenvolverse y sin coches, sin refirgeradoras, sin aspiradoras, maquinillas de afeitar, y todos los otros aparatos "indispensables"..., probablemente incluso sin dinero. Si alguna vez somos testigos de un nuevo cielo y una nueva Tierra, seguramente será una en la que el dinero estará ausente, se habrá olvidado, será totalmente inútil." pero el virus del coronavirus no discriminará, llevándose tambièn a los "renegados" de Henry Miller.

Un día antes de que cerraran las bibliotecas, me extrañó ver tanta gente buscando libros, despuès me di cuenta de que era porque se venían tres semanas sin bibliotecas!, o sea sin mi universidad; tambièn pensè como harán ahora los sin techos, los pordioseros, los que duermen en las calles, debajos de puentes y en parques, los cuales acuden a las bibliotecas no por un libro, quizás alguno para distraer su miseria, sino para usar los servicios higiènicos. Los pordioseros abundan en Berkeley, en San Francisco, en Oakland, por doquier se ve carpas pequeñas donde duermen algunos, cuántos de ellos estarán ya infectados? cómo se hará con ellos? en este sistema de salud que además de ser caro, no está preparado para este tipo de pandemia. A esto hay que agregarle el temor que tendrán migrantes ilegales acudir a hospitales, debido a la política migratoria, veremos que leyes cambiarán para evitar estos temores; seguro en ciudades santuarios habrá leyes que protejan, veremos.

Con el brote del virus en Massachusetts se confirma que una persona puede tener el virus ya dos semanas sin presentar sintomas, asi es que no sabemos cuantos tendran o tendremos ya el virus propagándolo en silencio, por eso la organización mundial de salud, insiste se haga a todo el mundo el test.

Mientras tanto aquí sigue la tensa espera claustrofóbica, el verdor de los árboles que diviso desde mi ventana me invita a salir a correr como de costumbre por las mañanas.

Otto Aguilar
Berkeley - 17/3/2020
Foto: Ocaso desde mi ventana.

Saturday, March 7, 2020

La vida es un sueño fuerte.


... la vida es un sueño fuerte
de una muerte hasta otra muerte,
y me apresto a despertar.

                           Severo Sarduy

  Siempre experimentaste estupor y angustia, cuando pensabas en la costumbre de enterrar a los muertos; y era una obsesión aún más torturante cuando pensabas en ello después de abandonar en los cementerios a algún ser querido que acaba de ser enterrado, peor aún si era joven. Te producía escalofrío imaginar ese aterrador final de tu testa!, laboratorio de perennes ecuaciones y paradojas filosóficas sin solución; la angustia era mayor si tales pensamientos te atacaban previo a dormir, y pensabas en tu cuerpo, templo de delirios sexuales que supo de caricias cual dardos de pasión que terminaron en crueles punzadas de desamor. Te provocaba escalofrío pensar que aquel tu cuerpo, de enclenque anatomía, cuerpo al cual cuidabas en tu juventud sin mucho alarde vanidoso, al cual tu madre por su trabajo de costurera acostumbró desde pequeño a vestirte sin descuido, con gusto pero sin excesos, terminara bien serio, enterrado en un hoyo!, pudrièndose mientras es devorado por gusanos; mientras allá arriba a unos cuantos metros en el mundo de los vivos, la vida continúa en su rutina, donde el día a día despunta con claxons de vehículos (que tu sordera fúnebre no te permite ya escuchar) anunciando el ajetreo del trabajo diario, y donde por las noches en algún motelucho cercano al cementerio donde yacen tus despojos, Alejandro y Antonio gozan las narcotizantes caricias en sus encandiladas epidermis sin pensar en ese momento de máximo placer, en la muerte, esa que quizás un día no muy lejano los convertirá en uno más de tus vecinos en ese cementerio donde reposas y donde los que te visitan pueden leer el epitafio que pediste a tu madre pusiera; tu bella madre a la cual sin resignarse, le rogabas no llevara tus depojos ante ningún cura ni a ninguna iglesia, bajo amenaza de desvelarla con pesadillas de tu impía resurrección . El epitafio en tu tumba, la cual está en el mismo cementerio donde yace tu hermano Daniel, muerto joven hace más de tres decadas producto de las guerras fraticidas de eterno retorno en Nicaragua, es de Severo Sarduy, el cual dice:

"Volveré, pero no en vida,
Que todo se despelleja
y el frío la cal aqueja
de los huesos. Que atrevida
la osamenta que convida
A su manera a danzar!
No la puedo contrariar:
la vida es un sueño fuerte
de una muerte hasta otra muerte,
y me apresto a despertar.


  Quizás lo peor no es morir, sino morir joven y por una causa perdida?, morir sin haver vivido lo suficiente para ver la traición en que esas luchas terminan; pero vos moriste con suficientes años acumulados para ver la traición en que terminó la lucha por la cual casi mueres joven. Inmolarse como héroe, que romántico!, no? que romántico es que los que quedan vivos en esas luchas recuerden a los jóvenes inmolados diciendo "murió por la Patria". De jóvenes muertos por la Patria están llenos los cementerios, mientras la asambleas están llenas de viejos engordados con el tocino del poder de turno. Las perennes utopías han atestado de muertos jóvenes los cementerios en cualquier lugar del planeta y en cualquier momento de la historia de las luchas por un mundo mejor; a pesar de ello el mundo sigue su curso, el magnate acrecienta su peculio en países de tercer mundo donde ellos viven como en país de primer mundo.

  A unas cuantas cuadras de tu tumba, arriba en el mundanal ruido de la existencia a la cual pertenecíste como en un sueño, el político amigo y socio del banquero, envejecido y engordado en el oficio político, se prepara para una sesión más en su cómoda butaca en la asamblea donde se aprobará la nueva ley de seguro social que además de aumentar la cuota de los trbajadores al seguro, se aumentará más la edad de jubilación.

  El mundo seguirá indetenible su curso, el día se hará noche y así se acumularán los años, las décadas, y repetirá los viejos capítulos de la historia con sus viejos errores y crímenes bajo nuevas tecnologías y con nuevos y extravagantes discursos políticos, mientras allá bajo el viejo cementerio, en el hoyo donde te depositaron (si acaso no han construido sobre el cementerio un centro comercial) sólo queda entre tus cenizas un cristo de metal que tu madre, sin haber cumplido tu impía petición, puso en tus manos como visa de entrada al aburrido cielo donde ella confiaba quizás volver a encontrarte. (Páginas sueltas de un desdiario).

Otto Aguilar - Berkeley - Feb 15 de 2019
Dibujo : Autorretrato sobre papel – Nicaragua 1989

Saturday, February 1, 2020

Orgías y matancinas del poder.




¿Sería posible hablar francamente con quien mata incondicionalmente a la gente o habría que arrebatarle primero la dañina arma, las riquezas y el cargo?- Andrei Platónov.

  Rigoberto, uno de aquellos jóvenes sobrevivientes de las matancinas de la insurrección final contra la dictadura somocista en la Nicaragua de 1979, y tambièn uno de los sobrevivientes de los batallones que participaron en la carnicería de la guerra civil desatada despuès, en los años 80’s, asitía esa noche de Jazz al Ateneo en Managua, el antro de estilo Kitsh de la primera dama Sandinista punk, la Rosario o la Chayo para muchos; dicho local quedaba en los alrededores de la casa presidencial. El Ateneo quedaba en los locales de la llamada Asociación Sandinista de trabajadores de la cultura, en lo que era el parque El Carmen, donde habían instalaciones para clases de ballet folklórico, sala de exposiciones de arte, y el local donde se elaboraba el suplemento cultural Ventana donde trabajaban apreciados poetas, tales como Alvaro Urtecho
.
  El amigo de Rigoberto, Boanerges Cerrato, había regresado recientemente de sus estudios de pintura en Cuba, y comenzaba con buenos pasos su carrera de artista. Esa noche para celebrar una de sus primeras ventas, Boanerges había invitado a Rigoberto a la noche de Jazz del Ateneo. Al calor de los tragos, Cerrato sujetaba celoso la maleta de billetes producto de la venta y, la tertulia prometía una noche placentera de dos amigos que se habían visitado en Cuba en aquellos primeros años de euforia revolucionaria sandinista, euforia la cual era estimulada por una perfecta propaganda cronometrada al estilo estalinista-castrista-sandinista. En ese entonces en Nicaragua, la devaluación de la moneda hacía “millonario” de la noche a la mañana a cualquier sacrificado campesino u obrero que a duras penas, (a diferencia de la elite Sandinista y sus allegados), con esos “millones” llevaba el pan de cada día a su prole numerosa. Boanarges era uno de esos nuevos allegados “millonarios de la noche a la mañana” que había decidido beberse “sus millones” producto de la venta de una de sus pinturas, esa noche con Rigoberto en el Ateneo. Boanerges no era un obrero, ni un campesino, los cuales tambièn además de matarse trabajando tambièn morían con un fusil defendiendo las coperativas sandinistas, creyendo que así morían defendiendo la revolución Sandinista. Boanerges era un egresado de una de las mejores academias de arte de Cuba, y la asociación sandinisita le daba ese título “privilegio” de ser un “Trababajador sandinista de la cultura”; èl era un joven pintor, alguien nuevo en las arenas movedizas de aquella “asociación sandinista de trabajadores de la cultura”. Rigoberto quería esa noche explicarle a Cerrato todo aquello, explicarle que ya la revolución no existía… que todo era puro cuento, que lo que èl creía en teorٌía aprendida en la Habana, había sido sólo cuento socialista fabricado desde tiempos de Stalin… pero cómo explicarle eso a alguien nuevo en la efervescencia de su regreso a la Nicaragua de 1985?. Era justo ser un aguafiesta con èl?. Quizás Boanaerges Cerrato lo sabía todo?, sabía todo pero temía decírlo?, o sea los dos desconfiaban el uno del otro?... que le le dijo Rigoberto a Boanerges esa noche?, quizás… quizás èl, Boanerges, sabía tambièn la cruel historia de lo sucedido en Cuba. Es muy probable que ellos hablaron quizás de la carnicería que al final sólo había redundado en beneficio de la nueva elite Sandinista y la elite capitalista de siempre, esos ricos que probablemente serían los próximos compradores de su obra.

  Los dos amigos se remontaron a sus años de estudios: Boanarges recordaba nostálgico la Habana, mientras Rigoberto le hablaba de Moscú, sin mencionarle la razón de su abrupta interrupción de estudios y su expulsión de la extinta Unión soviètica, un escabroso secreto que lo marcaba como a un perdedor, marcado como persona non grata , lo cual lo convirtió a la vez en un escèptico de las revoluciones. Mientras conversaban animados, las miradas furtivas de Rigoberto se dirijían al sudado rostro del saxofonista Gerzon, donde las notas del saxofón suscitaban distintas expresiones, lo cual hizo recordar a Rigoberto la foto que de Gerzon, publicara el suplemeto La semana cómica, mostrándolo desnudo, con el cual muchos suscriptores de tal suplemento se habían masturbado.


  Quizás las notas estridentes del saxofón de Gerzon, llegaban estentóreas, crueles, hirientes, hasta los oídos de la hija de la primera dama punk; cuando iniciaron los abusos era sólo una niña, la cual aterrorizada cada noche y con los ojos bien abiertos de espanto, atisbaba en su habitación la aparicíon súbita del poder libidinoso, lujurioso. El poder que la violaba, y susurraba palabrotas obscenas a sus oídos por las noches, ya había echado raíces en el pueblo; ese poder era la revolución encarnada en su padrastro, el comandante, el mismo que arengaba mesiánicamente en las plazas atestadas de pueblo, el mismo que era aplaudido y vitoreado, el mismo que exigía más sacrificios por la Patria, a ese pueblo, a los jóvenes que desde esas plazas partían sonámbulos en camiones sovièticos a la inmolación en las montañas, donde la guerra civil campeaba.

  Despuès de aquella noche de Jazz, Boanerges Cerrato moriría de un infarto cardíaco,... despuès de aquella noche de Jazz con Rigoberto en la Asociación Sandinista de trabajadores de la cultura. (Primeros párrafos)

Otto Aguilar
Berkeley - 10/2/2019

Foto: Pintura de Julio Larraz