Saturday, February 23, 2019

Diversionismo ideológico divertido.


  Sesión de críticas y autocrítica en un comité de base sandinista de 1982:

- El cro. Rolando ha venido tarde hoy , que explique la razón - inicia diciendo el responsable del comité de base.
- Lo que pasa es que vengo desde San Judas y la ruta que tomo no pasaba - contesta Rolando, alias Rionsito.
- Pues tenès que esperar el bus más temprano - le dice el responsable del comité, èl cual llegaba siempre puntual en su vehículo Lada.
- Compañero - habla Rionsito - y por què vos que tenès carro no pasa recogièndome en el camino hacia la casa regional?
- Ese no es el punto, el punto es que venís tarde.!, y tu solución no resuelve tu falta de responsabilidad, tu puntualidad - le contesta el responsable.
- Ah que bonito! sigue Rionsito, a los de a pata que andamos en buses con olor a pacuso (olor a pata-culo-sobaco) sí nos caen encima, y a los de arriba como vos no les alcanza la crítica, ni la solidaridad.
- Compañero ubíquese!, no caiga en divisionismo, aquí todos somos iguales.
Rionsito, haciendo honor a su apodo, lanzó una carcajada, que hizo reír al resto, pero su "diversionismo ideológico" le costó como sanción hacer oficialía todo el fin de semana en la casa regional.

  Rionsito no es un personaje ficticio, fue un combatiente de San Judas contra la dictadura somocista, èl y yo èramos los únicos morenos (oscuros pues!, negros pues!, que al reirnos resaltaba la blancura de nuestras descuidadas dentaduras, iluminando aquellos felices-grises días en la casa regional en Managua), además èramos de los que íbamos y veníamos por Managua en buses destartalados de aquellos tiempos. Rionsito no tenía pelos en la lengua para decir sus verdades incluso a los secretarios de comité de bases. No sè que habrá pasado con Rionsito, pero que era anárquico y me inspiraba, eso si!

 Un día de esos, la esposa de uno de los nueve comandantes la cual también trabajaba en la casa regional, entró en pugna conmigo, con su arrogancia de niña rica casada con uno de los de la èlite del sandinismo, me increpó diciendo que le cediera el telèfono, el cual tambièn ella ocupaba para coordinar y, que me fuera, me dijo, aunque sea en bus al instituto donde yo coordinaba una actividad para lo cual hacía una llamada telefónica antes (en aquellos días de prehistoria no existían esos juguetitos bonitos y tan útiles hoy en las luchas contra las nuevas dictaduras, llamados celulares, pero habían bipper). Recordando las clases de diversionismo ideólogico divertido de Rionsito, le contestè - Y por què no mejor, vos que tenès dos vehículos el asignado y el personal, me das raid o te vas en cualquiera de ellos ya?.  Despuès igual que a Rioncito, se me tildó de divisionista. Años despuès en los años 90's creo, vi por la televisión el anuncio al entierro de esta dirigente, se había suicidado.

  Después del año 1982 empezó la guerra contra los alzados, contra los contrarrevolucionarios, y con ella muchos desaparecíamos de la casa regional de Managua y aparecíamos cargando el leño (el fusil) en las zonas de guerra como teletransportados (bueno en realidad íbamos en los IFAS) y así a partir de entonces empezaron poco a poco a desaparecer de la vida muchos con los cuales compartimos esos primeros años mozos de jodedera, de juventud, de entusiasmo en reconstruir un país devastado por la dictadura somocista y tambièn por què no decirlo? años de diversionismo ideológico divertido volándole reata como Rionsito a los privilegios de las èlites revolucionarias que empezaban a sacar las uñas.

  En aquellos años creíamos que forjábamos con mucha seguridad, un mundo diferente al somocismo, diferente a los privilegios de las èlites. Entre aquellos jóvenes que fueron desapareciendo estaban Memo Lanza, Baquita y otros más cuyos nombres se pueden leer en las lápidas de cementerios como las de los Caídos en San Josè de Las Mulas, algunos de los cuales incluso en esos años andaban con obsoletos fusiles llamados Bezetas enfrentando a una contrarrevolución bien armada hasta los dientes. La carnicería había dado inicio a una guerra que cobró miles y miles de jóvenes inmolados en aras de defender una revolución que terminó por atestar los cementerios, dejando dolor y pobreza y creando a una nueva burguesía revolucionaria en el poder (la cual fue la que parió a la actual dictadura Ortega-Murillo) instalando de nuevo en el poder los mismos privilegios y la misma corrupción del somocismo, una nueva èlite a la cual vitoreábamos eufóricos en las plazas - Dirección nacional Ordene ! Ordene!, Ordene!

Otto Aguilar Berkeley, 23-2- 2019
Foto: Con el batallón de reserva 50-10 en 1983, cuando yo era jefe del pelotón de exploradores, yo el más desorientado de todos!; lo que pasa es que eran los baqueanos oriundos del lugar, los verdaderos guías, exploradores en el avance de las unidades militares en aquellos tiempos de guerra.